Buscar

El pavo, a título póstumo...

Los estereotipos son un evidente ejemplo de definiciones preconcebidas transmitidas de generación en generación hasta que automáticamente se convierten en la visión que tenemos del mundo.

Y aquí, un ilustrativo cuento:

"Todas las Navidades un hombre le preguntaba a su esposa por qué cocinaba el pavo con las patas cortadas.

—¿Por qué –preguntaba– no puedes servirlo entero, como hace todo el mundo?

Su esposa, poniéndose a la defensiva, le contestaba siempre:

—Así es como me enseñó mi madre que debía hacerlo.

El marido no se quedaba satisfecho con la respuesta. Un año decidió profundizar en la cuestión.

—Vamos a preguntarle a tu madre – sugirió.

Llamaron a la madre, que confirmó lo que la hija decía:

—Sí, es verdad, siempre le cortamos las patas al pavo para cocinarlo.Al preguntarle por qué, contestó que esa era la manera en que le enseñó su madre, y que su madre era una cocinera estupenda.

El hombre, deseando llegar de una vez por todas al fondo del asunto, llamó a la abuela de su mujer, que tenía ochenta y tres años y le dijo:

—Sí, claro, cuando yo era joven siempre le cortábamos las patas al pavo antes de ponerlo en el horno, ¡pero es porque en aquellos tiempos los hornos no eran lo bastante grandes!"

2 vistas

© 2019. MentoringForMe.    Madrid

  • Icono social Instagram
  • Icono social Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now