Buscar

La actitud cangregil: No me gusta nada, pero nada

¿Has escuchado alguna vez el cuento de los cangrejos atrapados en un cubo?

Si no lo conoces, aquí lo tienes:

"Cuando un cangrejo va trepando por la pared de la cubeta para alcanzar su libertad,

los otros cangrejos lo jalan para evitar que salga, quedando manifiesta así la envidia

de los demás cangrejos que no han podido trepar. Y así piensan y obran muchas

personas. Prefieren mantener abajo a otros en lugar de ayudarlos. Lo cierto es que

la envidia proviene de la creencia de que vivimos en escasez y que cuando alguien

alcanza la cima, ese espacio quedará ocupado y, en vista de que creemos que hay

“pocas cimas”, entonces asumimos –en forma consciente o inconsciente– que ya

no nos tocará nada a nosotros. Lo mismo sucede con posiciones de liderazgo, en la

política, en los negocios o a la hora de conquistar a una pareja: pensamos que hay

pocas posiciones de liderazgo en la política, pocas posiciones de liderazgo en los

negocios y pocas mujeres bellas u hombres apuestos como los que buscamos. Esta

es una visión de escasez y no de abundancia, ergo la envidia."

Contenido en el libro "INTELIGENCIA ESPIRITUAL PARA LÍDERES", de Ricardo Perret

0 vistas

© 2019. MentoringForMe.    Madrid

  • Icono social Instagram
  • Icono social Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now