Buscar

Zapatillas de deporte, lluvia, agujetas y emprender (II)

Y además de empezar a hacer deporte a primeros de años, también te propusiste empezar ya con tu proyecto empresarial. No estaba perfecto aún, y ahora que crees que ya lo está, porque si no estaba perfecto (al igual que tener unas perfectas zapatillas para correr), era una tontería empezar…

Y esa mañana , en la que sigue lloviendo, y en la has dejado uno de tus propósitos para el nuevo año, por fin quedas con tu socio para comenzar sí o sí tu aventura empresarial, que ya tocaba y no se podía dejar atrasar más. Y al menos este propósito lo tienes que cumplir. Que no pase como hacer deporte…

Y con una motivación que no te cabe en el pecho, a la semana ya tenéis abierto vuestro negocio. Por fin…

Y deja de llover. Y pasan los meses y sigues motivado y contento con tu nuevo proyecto…Pero los números positivos no salen, aunque eso ya os lo advertía vuestro flamante plan de empresa. Y eso que ya lo sabíais…

Y un día, en el que vuelve a llover, tu socio te dice que no aguanta más, que lo deja. Que no puede estar así más tiempo, y que se va a buscar otra cosa, que esto de no ganar no es lo suyo. Que el montó el negocio contigo para ganar, pero para estar así como que no…

Y sigue lloviendo. Y te quedas sólo, ya con menos motivación y con la sensación de que tal vez, emprender no era para ti. Y decides dejar tu proyecto empresarial, al igual que hizo tu socio. Y pones ‘closed’ en la puerta. Hasta otra…


¿Crees que la motivación para emprender es más que suficiente? No. No lo es. La motivación por sí misma no te garantiza nada. A lo mejor, estuviste en un curso de motivación empresarial, o leíste un libro sobre este tema, que te hizo lanzarte a esta nueva aventura. No hace falta recordarte , porque ya lo has oído hasta la saciedad que, alrededor del 80% de los emprendedores, abandonan su negocio durante el primer año. ¿Qué paso en ese caso? ¿Perdieron la motivación? ¿Esa motivación les duró hasta que les llegó el primer problema o hasta que vieron que su idea no era tan buena como ellos creían? La motivación claro que es necesaria para iniciar el emprendimiento, pero por sí sola, no. Lo ideal es una motivación con perseverancia, saber que habrá momentos complicados, pero que vas a ser capaz de afrontarlos y no darte por vencido a las primeras de cambio...Aunque llueva y tengas agujetas…

0 vistas

© 2019. MentoringForMe.    Madrid

  • Icono social Instagram
  • Icono social Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now